Miedos al Éxito

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Miedos al Exito

Alcanzando el éxito

¿Qué me impide alcanzar el éxito?”.  Esa pregunta la escucho con frecuencia en mi práctica de hipnoterapia y regresiones. Los clientes me indican que han hecho todo lo que está a su alcance, pero el éxito les huye. Parecería que se les escapa entre las manos. Pues sepan que en la mayoría de los casos está asociado a los miedos al éxito.

 

 Miedos al Éxito

Examinemos algunos miedos al éxito.

1. El miedo al fracaso es el más común, producto de las experiencias de vida especialmente en los años formativos. Típicamente, experimentamos uno o varios fracasos en la niñez que más adelante no recordamos, pero que permanecen en nuestro subconsciente cambiando cómo nos sentimos y actuamos. Encima, combinamos mensajes de limitación tales como “eso es difícil”, “no tienes lo que se necesita”, “¿crees que puedes?”, “no eres lo suficientemente inteligente”, entre otros.

Entonces, ya sea por desconocimiento o porque es la forma de pensar de los padres o criadores, estamos programándonos para dudar o no reconocer nuestras capacidades.  Cada vez que se dan situaciones que exhiben características similares a la experiencia original, se nos activa el miedo. He utilizado las regresiones combinadas con la hipnoterapia y la neurolingüística para transformar el miedo en motivación y neutralizar los mensajes limitantes.

2. ¿Miedo al éxito?  Aunque paradójico, este miedo es más común de lo que pensamos. Surge muchas veces como resultado de vivencias con padres exitosos y como consecuencia del abandono, la falta de afecto o no estar presente para los hijos.
Para otras personas también tiene mucho que ver las connotaciones que el concepto “éxito” puede suponer como, por ejemplo, la pérdida de libertad y tiempo para dedicárselo a otras cosas que le interesan más.  En ese sentido, la hipnosis y la hipnoterapia nos ayudan a crear un balance en la vida para poder disfrutar del éxito y de las otras cosas que nos apasionan.

3. Otro asunto que sale a relucir es que muchas personas no se atreven a perseguir sus sueños por temor al rechazo. Creen que tienen limitaciones emocionales o intelectuales, piensan que la escuela a la que asistieron no fue la mejor, que no son merecedores del éxito porque no cuentan con grados universitarios, etc.

De hecho, recuerdo el caso de un cliente que tenía excelentes ideas pero no se atrevía a expresarlas por temor a que éstas no fueran buenas o que las rechazaran. Muchas veces otra persona las proponía y terminaba recriminándose por no haberlo hecho. Finalmente, después de varias regresiones descubrió de donde provenía  su limitación, la resolvió y comenzó a expresar sus ideas, siendo aceptadas. Los cambios que realizó  aumentaron su confianza y su desempeño profesional mejoró significativamente.

4. Si te suena familiar frases como “no se puede”, “es difícil”, “nadie lo ha hecho antes”, “no tengo lo que se necesita”, “¿y si no me sale bien?”, sencillamente, te estás programando para el fracaso.  Las limitaciones o poder comienzan en la mente.  Sobre el 85% de nuestros pensamientos toman lugar de manera automática. Se trata de una grabadora que nos recuerda, constantemente, aquellas cosas que consciente o inconscientemente tenemos programadas.

Cuatro Pasos Para el Cambio

Ahora bien, ¿cómo puedo comenzar a desprogramarme? Voy a compartir cuatro sencillos pasos que utilizo para desprogramarme.

  • Identifica aquellas frases o creencias que utilizas o te dices que te limitan.
  • Pídele a personas cercanas a ti que te ayuden a identificarlas. Escucha, no te     pongas a la defensiva.
  • Pregúntate, “¿cuál es la creencia que me gustaría tener de la cual obtendría resultados diferentes?  Por ejemplo, podemos transformar “es difícil” en “puede ser difícil, pero es alcanzable”.
  • Escribe la creencia en el presente, expresando lo que deseas, no lo que no deseas. Por ejemplo, “Me es fácil alcanzar lo que deseo” en lugar de “No es difícil alcanzar lo que deseo”.

5. El “auto-sabotaje”. Le llamo “auto-sabotaje” al desconocimiento de los factores internos que nos impiden alcanzar el éxito. Estos factores se encuentran en la mente subconsciente producto de experiencias del pasado que no recordamos o que recordamos, pero no las asociamos con lo que nos pasa.  Quiero aclarar que no existe tal cosa como “auto-sabotaje”, ya que la mente subconsciente siempre tiene un propósito positivo al activar patrones de comportamiento en determinado momento de nuestra vida, que en el presente no son necesarios, y no sabemos cómo cambiar.

Hace unos cuantos años atendí un caso de una persona que se había graduado con excelentes notas y no aprobó la reválida de su profesión. No podía explicarse por qué, ya que dominaba el material.  Así que con la combinación de hipnosis y regresiones descubrió que como era hijo(a) único sus padres, le resolvían casi todo y pensaba que no podía valerse por sí mismo(a). Al utilizar la neurolinguística activó nuevos patrones de toma de decisiones y confianza en sí. Posteriormente, tomó la reválida por segunda ocasión y la pasó con nota equivalente a su desempeño universitario.

Ahora te pregunto, ¿Estás lista para liberarte de los miedos al éxito que estás buscando? Si es así, comunícate o escríbeme para concertar una cita.  Atrévete a transformar tu vida y descubrir tu grandeza interior.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
About Héctor Totti

Hipnoterapeuta diplomado con especialidad en regresiones, hipnoterapia y la hipnosis en sus diferentes modalidades. Certificado en Programación Neurolingüística, Reiki, Biodesprogramación, Psych-K® y otros. Actualmente en su práctica Héctor combina todos estos estudios en un modelo único, fundamentado en cambios y transformaciones energéticas para alcanzar el bienestar y la felicidad bajo el lema Descubriendo tu grandeza interior®.

Comments

  1. Excelente Totti y gracias por compartirlo.

© Copyright 2012-2013; Héctor Totti · Todos los Derechos Reservados · Privacidad